1Dietas.com / Dieta sin gluten: apta para celíacos, no para bajar de peso

Dieta sin gluten: apta para celíacos, no para bajar de peso

¿Qué es el gluten?

El gluten es la proteína principal de algunos granos. Está presente en todas las formas de trigo (bulgur, trigo duro, sémola, espelta, farro y más), en la cebada, centeno y tricale (una mezcla de trigo y cebada). Pero también puede estar en lugares inesperados, como en ciertas marcas de chocolate, surimi (imitación de cangrejo), embutidos, salsa de soya, vitaminas e incluso en algunos tipos de pasta de dientes.

El gluten es diferente a la proteína que contienen otros granos como el arroz, y también la carne. Para los humanos es difícil digerirlo completamente, por lo que puede enfermar mucho a algunas personas… pero no a todas.

¿Intolerancia?

No debes iniciarte en una dieta sin gluten sin antes haberte realizado previamente una biopsia intestinal que demuestre la intolerancia al mismo, por la alteración de la mucosa. La prescripción de esta dieta, sólo porque hay sospecha de intolerancia a esta proteína o por resultado positivo en la prueba de anticuerpos específicos, sin haberse realizado una biopsia intestinal que lo confirme puede ser un error que lo único que consigue es retrasar o enmascarar el diagnóstico de una posible enfermedad celíaca.

¿Evitar el gluten por completo?

El gluten puede ser cosa de vida o muerte para apenas 1% de la población. Estas personas tienen una condición conocida como enfermedad celíaca: son tan sensibles a esta proteína que incluso una pequeña cantidad (realmente solo una pizca) puede enfermarlos gravemente, debido a que daña el revestimiento del intestino delgado y puede producir una serie de problemas de salud que van desde diarrea crónica y dolor abdominal hasta osteoporosis, e incluso cáncer.

A menos que seas parte de ese 1% (y solo pruebas especiales te permitirán conocer si lo eres), es improbable que necesites vivir un estilo de vida completamente libre de gluten.

Como sociedad, estamos en un estado de “sobrecarga de gluten” y millones de personas de todas las edades y todos los ámbitos de la vida sufren como resultado de una condición llamada sensibilidad al gluten, reconocida hace apenas algunos años. Eso no significa que debas erradicar su consumo por completo, pues puede ser que solo tengas sensibilidad al gluten.

Cuando las personas con dicha sensibilidad consumen alimentos que contienen gluten, desencadenan síntomas desagradables como: dolor de estómago, hinchazón, acidez estomacal, dolores en las articulaciones, dolor de cabeza, erupciones cutáneas, fatiga, insomnio y dificultades para pensar.

Lo que recomienda el doctor Arthur Agatston, director médico de bienestar y prevención para la red de hospitales Baptist Health South Florida, es que, con supervisión del médico tratante, se elimine el gluten durante algunas semanas, para reintroducirlo gradualmente. “Es la mejor manera de evaluar la respuesta de tu cuerpo al gluten y determinar tu propio umbral de tolerancia. Al introducir gradualmente granos y otros alimentos que contienen gluten, entenderás cuáles de estos, o cuántos,  puede procesar tu cuerpo sin desencadenar síntomas”, escribió en su página web.

Luego del diagnóstico, ¿qué debo hacer?

Alrededor de 70 millones de estadounidenses -el 29% de la población adulta- aseguran que están tratando de cortar el consumo de gluten, según la empresa de investigación de mercados NDP.

En Reino Unido, por ejemplo, el 60% de los adultos han comprado un producto sin gluten, de acuerdo a los datos de la encuestadora aYouGov, y un 10% de los hogares tienen algún miembro que piensa que el gluten es malo para la salud. Mientras que 44% de las personas en Estados Unidos asegura que es una moda pasajera, de esas preferidas por las celebridades.

Pero es muy distinto pensar que el gluten es malo para ti, a saberlo mediante pruebas médicas. No lo veas como una moda y no importa que mucha gente diga que empezar a eliminar el gluten de tu dieta te hará adelgazar. Sólo si te diagnostican enfermedad celíaca, deberás practicarla. Y eso sí, para toda la vida.

¿Qué no debo comer?

Puede ser especialmente difícil evitar el trigo porque esto significa que debes evitar todas las harinas e ingredientes hechos con trigo: pasta, cuscús, pan, tortillas de harina, galletas, muffins, bollos de pan (biscochuelos), pastelitos, cereales, galletas integrales, cervezas, avena, salsa de jugo de carne, aliños, salsas

Puede parecer una lista larga, pero hay versiones libres de gluten de todos estos alimentos disponibles en la mayoría de las tiendas. Lo debes hacer es chequear los ingredientes impresos en el empaque para asegurarte de que puedas comerlo.

La relación de ingredientes que suele aparecer en el etiquetado de productos alimenticios, que contienen o pueden contener gluten son: Gluten, cereales, harina, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémola, proteína, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, extracto de malta, levadura, extracto de levadura, especias y aromas. Si lo que vas a comprar tiene algo de lo anterior y eres celíaco, no lo hagas.

¿Qué puedo comer que sea libre de gluten?

A pesar de que es difícil seguir una dieta libre de gluten, aún puedes tener muchas opciones alimenticias. Concéntrate en comer una variedad de frutas, vegetales, productos lácteos bajo en calorías, frijoles, huevos, maníes, carnes magras, pollo y pescado.

Existen muchos cereales integrales y alimentos de carbohidratos ricos en almidón saludables de donde escoger que no contienen gluten :

  • Amaranto (Kiwicha)
  • Arrurruz
  • Frijoles/habichuelas/porotos (rojos, negros, blancos, pintos)
  • Trigo negro
  • Maíz (busque tortillas de maíz pura)
  • Linaza
  • Productos libres de gluten (hechos con maíz, arroz, soya, maníes, harina de papa)
  • Kasha
  • Millet
  • Papas o camote.
  • Quinoa
  • Arroz
  • Sorghum
  • Soya
  • Tapioca

Precauciones

  • Cuidado con la manipulación de alimentos, en bares y restaurantes (tortillas de patata que puede llevar levadura, patatas fritas hechas en freidoras que se utilizan también para freír croquetas o empanadillas, salsas ligadas con harina, rebozados, purés o cremas de verdura naturales a los que se añaden “picatostes” de pan de trigo, etc.), e igualmente en comedores escolares.
  • Evita freír alimentos sin gluten en aceites donde previamente se hayan frito productos con gluten.
  • En aquellas casas en las que hay un celíaco, se recomienda eliminar las harinas de trigo y el pan rallado normal y utilizar en su lugar harinas y pan rallado sin gluten o copos de puré de patata para rebozar, albardar, empanar o espesar salsas. De esta forma, muchos de los alimentos que se preparen los puede tomar toda la familia, incluido el celíaco.
  • Si algo está etiquetado como “libre de trigo” no siempre es “libre de gluten”. Mientras el producto no contenga trigo, puede que aun así contenga centeno y cebada.
  • Si solo quieres bajar de peso, esta no es una opción para ti. Para eso, ve a un nutricionista y que te indique la mejor dieta, adecuada a tu organismo y necesidades.

Fuentes: www.celiacos.org / www.diabetes.org / BBC / CNN

Foto: www.sportlife.es

Dieta sin gluten: apta para celíacos, no para bajar de peso
4.5 (90%) 2 votos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *