1Dietas.com / Dieta Según El Grupo Sanguíneo

Dieta Según El Grupo Sanguíneo

El Dr. Landsteiner descubrió el motivo por el que algunas personas morían tras recibir una transfusión de sangre, descubrió que la sangre del donante y recibidor no eran compatibles. Este descubrimiento nos llevó a conocer los diferentes tipos de sangre:

• Sangre “tipo O” son “donadoras universales”. Pueden donar sangre a todas las personas con los diferentes tipos de sangre, pero sólo pueden recibir de la suya.

• Sangre “tipo AB” son “receptoras universales”. Pueden recibir sangre de todos los demás, pero sólo pueden donar a los de su tipo.

• Sangre “tipo A”, pueden recibir sangre de su mismo tipo y del tipo O, pero no de los grupos B y AB. Puede donar a los de su tipo y los del tipo AB.

• Sangre “tipo B”, pueden recibir sangre de su mismo tipo y del tipo O, pero no de los del tipo AB. Pueden donar a los de su mismo tipo y a los del tipo AB.

Ante la presencia de una sangre incompatible, se generan unos antígenos que provocan una reacción inmediata del organismo.

Del mismo modo, hay alimentos que son beneficiosos o perjudiciales, dependiendo del grupo sanguíneo al que pertenezcamos. Hay alimentos que nos enferman y nos producen obesidad, mientras otros no sanan.
El naturópata James D´Adamo se dio cuenta de que las mismas dietas funcionaban totalmente diferentes en un grupo de pacientes, algunos mejoraban y recuperaban su peso ideal y salud, mientras que otras incluso se sentían menos saludables. Pensó en la sangre como causa principal de estas diferencias. Pasó largos años de investigación hasta llegar a la definición de la alimentación que es ideal para cada tipo de sangre:

TIPO O:
1. Consumir abundantes frutas y verduras. Reducir el consumo de las crucíferas (coliflor, coles de Bruselas, berzas…) y las hortalizas de la familia de las solanáceas (berenjenas, patatas, etc.) excepto los tomates
2. Consumir carnes magras con verdura. Evitar la carne de cerdo, los embutidos, las carnes en conserva y los alimentos en salazón.
3. Consumir pescado y marisco a excepción de pulpo, salmón ahumado, arenques en salazón, caviar y pez gato así como el pescado salado, secado o en conserva.
4. No consumir leche, lácteos, quesos y huevos. Están en cambio permitidos la mantequilla, los quesos frescos magros y el toffu (queso de soja).
5. Eliminar todos los productos que contengan trigo y reducir los que lleven maíz y cereales.
6. Evitar las bebidas gaseosas, las colas y el café. Pueden tomar té.
7. Hacer ejercicio de forma regular. Preferentemente los que conlleven un esfuerzo intenso.

Sistema inmunitario potente y activo.
Tendencia a una actividad tiroidea lenta.
Dificultad para adaptarse a condiciones ambientales y nutricionales nuevas.
Necesitan una actividad física y deportiva regular e intensa.
Un aparato digestivo capaz de metabolizar dietas ricas en proteínas (carnes magras, pescado y marisco).

TIPO A:
1. Consumir básicamente frutas, cereales, legumbres y verduras.
2. Pescado en pequeñas cantidades (carpa, mero, bacalao, merluza, salmón, sardina, trucha) evitando los pescados planos como el lenguado y la platija.
3. Evitar el consumo de carne, embutidos, las carnes y los alimentos salados o ahumados (embutidos, carnes en conserva, alimentos en salazón…).
4. Evitar el consumo de leche y productos lácteos. En cambio, son especialmente aconsejables la soja y sus derivados.
5. No consumir alimentos precocinados.
6. Consumir de forma habitual semillas oleaginosas y frutos secos pero evitando las nueces brasileñas y los pistachos.
7. Reducir el consumo de harina de trigo y derivados.
8. Practicar actividades físicas relajantes (yoga, Tai-Chi, bicicleta, natación, excursiones…).
Sistema inmunitario delicado.
Una buena capacidad de adaptación a cambios ambientales y de nutrición.
Necesitan una actividad física o deportiva relajante.
Aparato digestivo frágil, no tolera la carne, la harina de trigo, la leche y los lácteos.
Les va mejor una dieta vegetariana rica en cereales y legumbres.

TIPO B:
1. Se aconseja llevar una dieta variada y equilibrada.
2. Consumir abundantes frutas y hortalizas de hoja verde.
3. Consumir carnes magras, evitando el pollo y cerdo así como los embutidos.
4. Consumir pescado. Evitar los mariscos, las gambas, los cangrejos, la langosta, los mejillones, las ostras, las almejas, el pulpo, las anchoas, la anguila y los caracoles.
5. Consumir huevos, leche y productos lácteos (es el único que los tolera bien).
6. Reducir los productos que contengan trigo y maíz.
7. Limitar el consumo de semillas y frutos secos.
8. Practicar actividades físicas moderadas como los ejercicios aeróbicos, la bicicleta, la natación, el yoga o el tenis.
Sistema inmunitario activo,
Facilidad de adaptación ambiental y nutricional,
Bienestar con actividades físicas o deportivas moderadas y equilibradas.
Aparato digestivo eficiente que le permite seguir una dieta variada y equilibrada con leche y lácteos.
Poca tolerancia a los embutidos, la carne de cerdo, el marisco, las semillas y los frutos secos.

TIPO AB:
1. Reducir el consumo de carnes rojas y evitar las carnes en conserva, ahumadas y embutidos.
2. Consumir pescado y marisco. Evitar la langosta, las gambas, los cangrejos, las ostras, las almejas, el pulpo, la lubina, las anchoas y la anguila.
3. Evitar el consumo de productos a base de harina de trigo y reducir el consumo de pasta.
4. Consumir leche, lácteos y quesos… contraindicados cuando observemos que producen moco o problemas respiratorios.
5. Consumir abundantes hortalizas, en especial tomate, y frutas, sobre todo ciruelas, piña, uvas y frutas del bosque y hortalizas en abundancia.
6. Consumir grasas vegetales, en particular el aceite de oliva. Evitar el vinagre.
7. Eliminar los encurtidos y la pimienta.
8. Practicar ejercicios relajantes, con esfuerzos moderados.

Dieta Según El Grupo Sanguíneo
3 (60%) 1 voto

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *